Cirugía para Perder Peso en México: ¿Riesgo sin recompensa?

Seamos sinceros, a todos nos gusta una buena oferta, el viernes negro nos llama como Sirenas en el mar, y los estadounidenses acuden en masa casi indefensos para resisterse a las rebajas rompe-puertas.
Comprar un televisor de pantalla plana con descuento tiene sentido. Pero ¿recibir una cirugía con descuento? Esa es otra historia.

Muchas personas desesperadas por una cirugía para perder peso se sienten frustradas por el costo. A medida que investigan opciones para ahorrar dinero, aparecen temas en línea como “Cirugía bariátrica en México que me salvó miles de dólares”, y pronto estarán buscando “vuelos baratos a México”.

A veces, un descuento vale la pena, pero cuando se trata de su salud personal, ahorrar dinero no puede estar antes que su bienestar.

Estos son algunos de los riesgos que enfrentará si decide realizarse una cirugía para bajar de peso en México:

  1. México carece de muchas de las estrictas normativas de atención médica que requieren los Estados Unidos, lo que significa que está entrando en muchas incógnitas cuando elige someterse a una cirugía allí. Cualquier cirugía, por mínima que sea, siempre conlleva cierto nivel de riesgo para el paciente. La obesidad mórbida aumenta automáticamente sus riesgos. Cuando se trata de cirugía, usted quiere el menor riesgo posible. Elimine algunos riesgos al realizarse la cirugía en un centro debidamente regulado en los Estados Unidos.
  2. No recibirá la atención postoperatoria necesaria para lograr resultados óptimos. La cirugía para perder peso es un sólo paso en un largo proceso para el paciente. Una gran parte del éxito en estas cirugías depende del trabajo en equipo postoperatorio entre el médico y el paciente. Si no tiene esta comunicación, es mucho menos probable que logre los objetivos de pérdida de peso que se ha fijado. Podría ver todo el dinero que gastó en viajes a México, cirugía y hoteles completamente desperdiciados si no obtiene resultados duraderos.
  3. El riesgo de complicaciones es mayor dentro de las primeras semanas de su cirugía. Si se somete a una cirugía en México y posteriormente experimenta complicaciones serias en los EE.UU., No verá al mismo médico que le realizó la cirugía. Para empeorar las cosas, el seguro no necesariamente cubrirá estas complicaciones. Terminará con las facturas médicas astronómicas, gastando más dinero que si hubiera sido operado en los EE.UU. desde un principio.
  4. Las bandas gástricas ajustables a menudo requieren visitas frecuentes después de la cirugía para realizar ajustes. Si su cirugía se realiza en los Estados Unidos, su cirujano incluirá estos ajustes en el precio de la cirugía. Si su cirugía se realiza en México, los ajustes postoperatorios se realizarán en los EE.UU y es probable que terminen costándole cientos de dólares adicionales de su bolsillo por cada visita. Este tipo de cirugía realmente necesita continuidad entre el médico y el paciente.

En conclusión:

Si bien ahorrar dinero en un procedimiento quirúrgico es increíblemente atractivo, los riesgos superan los beneficios.

Su mejor opción es buscar opciones de financiamiento en los Estados Unidos con un médico que trabajará con usted durante todo su viaje de pérdida de peso. La cirugía en sí es solo una pequeña parte de la ecuación que se incluye para ayudarlo a alcanzar sus objetivos de pérdida de peso.